Biografía Mukti

Nací en Villahermosa, Tabasco el 20 de Mayo de 1977. Nací siendo mestiza con linaje de curanderas por parte tanto de mi padre Maya/Español como de mi madre Olmeca/Chontal.

A los 12 años había agotado la biblioteca familiar, que era enorme. Empecé a comprar libros y cuando aparecío el internet (a mis 19 años), pude entender que la marihuana era la mejor alternativa natural para sanar las cólicos menstruales y que la mezcalina, era un extracto de una planta Sagrada que los guardianes llaman Hikuri. Así, que empecé mi camino en las medicinas viajando a Palenque cada que tenía oportunidad, después al desierto de Sonora y a la Sierra de Oaxaca.

Mientras, la Nave Tseyor me iniciaba en la generación PM (Prometheus) para ser Reiki Master, estudiaba de forma autodidacta, anatomía védica (Sistema de Chakras), acupuntura y acupresión a modo autodidacta.

En 1999 empecé a practicar la meditación Zen, la meditación tántrica budista del Linaje Kadampa y Sahaya Yoga (Meditación Intuitiva).

En 2001 conocí el LSD, las fiestas rave underground y la libertad de simplemente bailar sin límites. Tengo una larga historia como productora, representante y dj. Sin embargo, todo fue así ilusorio y fugaz, aunque para mí el entrenamiento mental meditativo y el entrenamiento de autogestión que otrorga el Ácido Lisergico, serían profundamente trascendente.

Para el año 2005, después de una crisis depresiva causada por el exceso de LSD, MDMA y Metanfetaminas, aunada a la falta de sueño… Me retiré a descansar a las Playas de Oaxaca, ahí conocí a Don Markos, brujo curandero tradicional (en México no hay Shamanes, hay brujos, curanderos o nahuales), quien se convierte en mi primer maestro.

En ese año comencé mi primero proceso con la Senda Zapoteca/Mazahua de Ayuno. Reaprendí la paciencia, la elegancia, el respeto, el silencio, pero sobre todo pude observar como la Autosanación es algo natural en el cuerpo humano y al liberar el cuerpo de limitaciones, la mente le sigue y se inicia el camino interno de la Automaestría.

Mi experiencia con las medicinas lleva 23 años, y un par de años más desde que probé la Santa María para sanarme de dismenorrea, probé los hongos en Palenque y tuve una iniciación que duró 7 días, regresaba cada que tenía vacaciones en la escuela, luego viaje a Wirikuta y llegué directo a ofrendar y a acompañar en el ritual a los guardianes, fui iniciada en los misterios del Peyote, mi primer ceremonia tiene 21 años. Los niños santos o derrumbes los probé después del proceso de Ayuno de 7 días en San José del Pacífico en 2005. En 2006 nació mi hija, ahí tuve Consciencia de la primer descarga consciente de DMT.

Después en 2013 la Abuela Ayahuasca se presentó en una Ceremonia de 4 altares, 2 Brasileños y dos Mexicanos, fue tan intenso el proceso para mí, que tuve que esperar dos año para volver a probar el DMT, ahora vaporizado en extracto puro de Tepezcohuite y me reconcilié conmigo y con la vida en 12 segundos, después en 2015 una querida amiga me acompañó a hacer Medicina Otac( 5-meo-DMT) y ahí recordé lo hermoso que es estar viva y lo valioso que es tener todo el permiso y la energía para hacer nuestros sueños realidad. Sin embargo mi cuerpo no podía responder a la velocidad que mi mente se movía, el Doctor Rettig me recomendó hacer Kambo, fui sin saber nada y me iniciaron una vez más, colocando 10 puntos en mi pantorrilla, después mucha liberación, en el descanso que duró 90 minutos, mientras un un temblor incontrolable desinflamaba mis siesta nervioso, me reconcilié con mi cuerpo y en un camino que ha durado 4 años, me he reconciliado con cada una de la células de mi cuerpo.

Estuve en proceso con la Medicina de Yagé (ayahuasca de tradición Colombiana) por 4 años, también he recibido Yopo (Wilka) de mano de dos iniciados del abuelo Bolívar (Rettig y Freites). Esto en el periodo de 2015 a 2019.

Desde el momento en el que tuve la intención de organizar las Ceremonias de Medicina Otac, en 2016, que antes eran “sesiones de sapito”, empecé ese camino bajo la tutela de Tata Tlaui, Guardián de la Tradición de la Danza del Sol, es mi mentor en cuanto a un camino de impecabilidad, me une a su rezo el firme deseo de reestablecer el altar de la Medicina del Sapo, honrar la mexicanidad y la Tierra Sagrada de Wirikuta y sus medicinas.

También tuve la fortuna de encontrar el Camino Rojo, en el Círculo de la Danza de la Luna que guía la Abuela jade en Querétaro, este es mi tercer año y el siguiente recibiré mi bastón, para ayudarme a qué otros se ayuden. Está senda es un compromiso de 8 años, voy a la mitad.

Serví por 3 años al Doctor Rettig, atestigué más de 3000 Ceremonias de Otac y fu el mismo fue quiene mandó a Perú a aprender Kambo desde su raíz, tengo la fortuna de contar con la bendición del abuelo segundo Ernesto Angulo, curandero Matse/Katukina.

En ese periodo traté a más de 1,000 pacientes con todo tipo de adicciones, incluyéndome a mi, para preparamos para la Medicina Otac.

A finales de 2017 recibí la instrucción de la medicina de los cantos Sería por parte de Tata Pancho Largo y dejé de organizar ceremonias para Taita Crispín, Taita Mayor Florenrino Jacanamijoy, Taita Jansasoy, Octavio Rettig y más seres que caminan con medicina, debido a que la demanda de las personas por mi propio trabajo ha marcado mi existencia como Curandera, Mujer Obsidiana, Terapeuta Arcoiris, Nómada y Mensajera del Misterio.

Aprendí a través de mi propia regeneración celular la sinergia de medicinas y lo importa que es generar desapego de todo tipo de sustancias, par darle paso al proceso natural de Autosanación.

Proceso de Ayuno

Cada proceso de Ayuno toma 7 años, en 2019 cumplí dos ciclos y por instrucciones de Don Marcos, he empezado a compartirlo. En Febrero 2020 se llevará a cabo el segundo Retiro Ayuno en Querétaro y en abril el Primero en Catalunya (esa tierra donde está la otra mitad de mi herencia genética).

Me faltan un montón de detalles y fechas y nombres, sin embargo iré publicando en esta sección, relatos de todos los encuentros con las Sagradas Medicinas y el inevitable desarrollo del desapego a ellas a través del Ayuno.